Yamaha, el motor va primero

0

Las cuatro motos de Viñales en Sepang.Las cuatro motos de Viñales en Sepang.

Yamaha trasladó las dudas con las que se fue del Ricardo Tormo a Sepang. Allí, recluidos, en un test privado y con todo el circuito sólo para tres pilotos: Maverick Viñales, Valentino Rossi y Johann Zarco -Jonas Folger sigue de baja por mononucleosis-, se llevaron todo el material que probaron en Cheste.

Tocaba confirmar y empezaron por lo que más les gustó en Valencia y por lo más urgente, el motor 2018. El trazado valenciano cuenta con una recta de 876 metros, mientras que la pista malasia cuenta con dos enormes. Había que apretarlo a fondo.

Los tres pilotos sabían que es básico pulirlo porque en Qatar, en la primera carrera del curso venidero tendrán que sellarlo y ya no habrá opción de tocarlo durante el resto de la temporada. Normalmente, Yamaha articula sus monturas alrededor del chasis, pero estas reglas y las dudas con el esqueleto aconsejaban un cambio de tercio.

POCO MEJOR

En Cheste, el propio Rossi dio el visto bueno al propulsor previsto para 2018, pero sin notar grandes beneficios. Viñales optó por no pronunciarse hasta rodarlo más.

En Malasia, pudieron acumular datos y montarlo en distintas versiones del chasis. Maverick tenía hasta cuatro máquinas distintas, alguna también con variaciones aerodinámicas.

El catalán, además, tuvo la fortuna de poder probar en lluvia durante parte de la sesión de entrenamientos. Fue uno de los puntos débiles y una tortura para el de Roses en varias carreras, con lo que ansiaba kilómetros sobre mojado.

Hoy tendrán su última sesión del año. Están obligados a marcar, cuanto menos, un camino. El resto de escuadras rodó en el circuito de Jerez la semana pasada a excepción del Repsol Honda quien, sin embargo, acumuló datos sobre la moto de 2018 con Cal Crutchlow. Yamaha necesita salir del laberinto ya.