El Centro de investigación científica en Barzeh (Siria) fue uno de los lugares afectados por el bombardeo