Una tormenta solar impactará a todo el planeta mañana y, aunque no se esperan consecuencias catastróficas, la misma podría afectar las telecomunicaciones, de acuerdo con información de un gráfico del Laboratorio de Astronomía Solar de Rayos X del Instituto Físico de la Academia de Ciencias de Rusia.

Según el instituto científico, el 17 de marzo la magnestosfera estará en calma, pero tres días antes de la tormenta, 14,15 y 16 marzo, se experimentarán alteraciones geomagnéticas.

Una tormenta solar genera partículas muy energéticas que penetran el campo magnético de la Tierra y afectan los componentes electrónicos de los satélites que orbitan el planeta, indicó un experto.

Con información de Primera Hora.