La primera ministra británica, Theresa May, dijo hoy que Stephen Hawking, fallecido esta madrugada en Cambridge a los 76 años, fue un físico con una “mente brillante y extraordinaria” y “uno de los grandes científicos de su generación”.

“Su coraje, humor y determinación para aprovechar al máximo la vida fue una inspiración. Su legado no será olvidado”, agregó la jefa del Gobierno conservador en una nota.