El Madrid y Florentino Pérez ya pueden ir olvidándose del sueño de fichar a Neymar al final de la presente temporada. El club parisino ha decidido bajar la persiana ante esta posibilidad y no piensa escuchar ninguna oferta por este jugador por el cual pagaron 222 millones de euros el pasado verano.

Ante la pregunta de una posible venta, Nasser Al Khelaifi, presidente del club, incluso ha llegado a decir que “hay un 2000% de que no salga”, dejando clara cuál es su postura ante este traspaso que se ha calentado desde Madrid por el deseo de Florentino de buscar un recambio a Cristiano y a Benzema. Florentino ya se quedó con las ganas de tener a Neymar en 2013, cuando acabó en el Barcelona, y ahora le ocurrirá lo mismo porque el PSG no vende.

“¿Cuántos jugadores que queremos, que son importantes para nosotros, hemos vendido desde 2010?”, se preguntan desde dentro del club. Y es así porque el PSG nunca cedió ante el acoso de otros clubs por jugadores suyos, siendo el Barcelona el principal protagonista de esta historia. El Barça intentó fichar a Thiago Silva durante varios veranos y fracasó, luego intentó Marquinhos y también a Verratti y también fracasó. El último intento fue Di Maria con el mismo final.

La palabra vender solo existe para el PSG a no ser que se trate de jugadores que no son importantes como es el caso de Lucas (Tottenham) o Aurier (Tottenham) por citar algunos ejemplos recientes. Las piezas claves no están en venta. “Es una prisión”, llegó a declarar Di Campo, agente de Verratti, para explicar qué supone el PSG para algunos jugadores que quieren cambiar de aires. Sea así o no, del PSG es el único club que los jugadores no mandan o no pueden provocar su salida como ocurre en otros debido al poder económico y a la firmeza de su presidente.

La derrota en Madrid no ha hecho más que acentuar la necesidad del PSG de contar con jugadores de este calibre. Neymar fue el mejor en el Bernabéu y venderlo ahora sería como renunciar al sueño de ganar algún día la Champions.