Madrid Destino indemniza a un cargo de libre designación por su despido

0
1

La empresa municipal Madrid Destino ha llegado a un acuerdo extrajudicial con Ana Varela, ex consejera delegada de la entidad, para indemnizarla con 35.000 euros por su despido. Varela fue nombrada en 2016 por la anterior concejal de Cultura, Celia Mayer, y denunció a la sociedad pública por supuesto despido improcedente, a pesar de que la ley no contempla ese derecho para funcionarios de carrera con cargos de confianza. Su nombre está vinculado al caso del Open de Tenis.

Varela presentó su denuncia contra Madrid Destino días después de ser destituida en la empresa pública de cultura y turismo. La ex consejera delegada consideró su despido improcedente y pidió su anulación. Así lo revelan fuentes conocedoras del acuerdo extrajudicial al que los representantes del gobierno de Ahora Madrid han llegado con Varela.

A través de este acuerdo, el Ayuntamiento reconoce una de las reivindicaciones de Varela. La exconsejera sostiene que al anunciar su cese en rueda de prensa el 30 de marzo de 2017 se generó un perjuicio personal y profesional. A cambio, siempre según explican fuentes conocedoras del acuerdo, Varela acepta no interponer otras denuncias sobre su despido. Y en su estrategia de defensa, el Ayuntamiento renuncia a apoyarse en la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, que establece que “no se tendrá derecho a indemnización alguna” cuando el despedido de un cargo como el que desempeñó Varela sea un funcionario de carrera.

¿Por qué Madrid Destino decidió llegar a un acuerdo extrajudicial? El área de Cultura del Ayuntamiento, responsable de Madrid Destino, sostuvo ayer que ha optado, “como es habitual en los procesos laborales”, por una “resolución negociada”. Pero añadió que “al ser una cuestión que afecta a una particular, se debe solicitar la información del documento a través del protocolo de la Ley de Transparencia”, un procedimiento que tarda meses en resolverse.

El nombre de Varela ha sido vinculado al llamado caso del Open de Tenis, en el que la exconsejera ha tenido que declarar en calidad de investigada por presunta malversación y prevaricación. Con la colaboración de Celia Mayer y del exdelegado de Economía, Carlos Sánchez Mato, la exconsejera de Madrid Destino encargó sendos informes a bufetes privados para encontrar pruebas delictivas en el torneo de tenis Open. Consideraron que los costes se multiplicaban sin control —de 1,5 a 10 millones de euros en pocos años—, pero obviaron que anteriormente los letrados municipales ya habían elaborado informes en los que descartaban indicios de delitos.

Varela declaró ante la juez que antes de proceder a la denuncia, que apuntaba al exalcalde del PP Alberto Ruiz-Gallardón, pidió consejo a una asesora de la propia alcaldesa. Según Varela, esa asesora le aconsejó que acudiera a un despacho de abogados para investigar el asunto (al que luego ella acabó contratando).

Carmena sostuvo, sin embargo, no haber sido informada de la denuncia de Mato, Mayer y Varela, que llegó a tachar de “error”. Entre otras cosas porque el gobierno municipal de Ahora Madrid acabó ratificando el mismo convenio en 2017, si bien modificado en unos apartados sobre los palcos VIP. En el pleno municipal, el propio Mato admitió que la regidora no estaba al tanto de la denuncia. Ayer, este diario no pudo contactar con Varela, puesto que tras su cese el Ayuntamiento ya no puede facilitar su contacto.

Ahora, con este acuerdo extrajudicial, el Ayuntamiento intenta zanjar otra polémica sobre el despido de la exconsejera, aunque eso le impide argumentar la legitimidad de su cese. El asunto se debatirá la próxima semana en la comisión municipal de Cultura. En esta sesión, la edil Isabel Rossell preguntará, según reza el orden del día, qué valoración hace el Ayuntamiento “del acuerdo extrajudicial alcanzado por Madrid Destino con la ex consejera delegada de la citada empresa, Ana Varela Mateos”.