Cunde el pánico en Inglaterra por cuenta de la posible gravedad de la lesión que sufrió su estrella, el delantero Harry Kane.

El goleador de la Premier League tendría dañados los ligamentos de su tobillo, lesión que sufre por tercera vez en los últimos 18 meses, según informó este martes el diario The Mirror.

La preocupación tiene que ver con que el atacante, en su primera lesión de tobillo, estuvo siete semanas por fuera de las canchas, lo cual le daría muy poco tiempo para recuperarse y tener el alta competitiva antes del inicio del Mundial de Rusia, el próximo 14 de junio.

Kane se lesionó el pasado domingo, en el duelo que Tottenham le ganó 1-4 al Bournemouth.