El Bayern de Múnich ha sido el penúltimo equipo que se ha clasificado para los cuartos de final de la Champions League tras vencer este miercóles en Estambul por 1-3. Los de Jupp Heynckes no dieron opción a la sorpresa gracias a los tempraneros tantos en cada mitad de un Thiago que acabó lesionado y de Gönul en propia mitad. Vagner Love puso emoción con su tanto en el trámite pero Sandro Wagner anotó el tercer y definitivo gol bávaro. El Bayern, intratable en la Bundesliga desde la llegada del veterano técnico, promete ser uno de los ‘cocos’ en el sorteo del próximo viernes.

 

Tal como prometió Jupp Heynckes en la previa, el Bayern presentó el mejor once posible salvo por la presencia de Rafinha en el lateral derecho. Por su parte, Senal Gunes, técnico del Besiktas, dejó en el banquillo a los españoles Negredo y Fabricio para premiar a jugadores que llevaban mucho más tiempo en el club como Zengin y Pektemek. Tampoco incluyó de inicio al goleador Talisca. La que no falló fue la fiel afición del equipo turco, que pese al 5-0 de la ida, llenó el Vodafone Park.

 

El Bayern quiso cortar de raíz la posibilidad de que el club local soñara con la remontada imposible y apretó de inicio pese a la presión turca. Arturo Vidal, en el primer minuto de partido, cabeceó el balón fuera, mientras que en el 16’, Ribéry controló dentro del área pero se durmió antes de rematar dentro del área. El juego directo bávaro encontró su recompensa un minuto más tarde, cuando un centro medido de Thomas Müller lo aprovechó Thiago Alcántara, llegando desde la segunda línea, para rematar con la izquierda el balón al fondo de las mallas y estrenar el casillero. Tras la alegría llegó la decepción para el hispano-brasileño, ya que se tuvo que retirar lesionado a los 34 minutos y fue sustituido por un James Rodríguez que reaparecía tras tres semanas lesionado.

 

El veterano Ricardo Quaresma lideró los intentos del Besiktas para maquillar el resultado ante su hinchada. Desbordó por la banda y suyos fueron tres disparos, uno de ellos de falta directa, que se fueron por encima del larguero. Antes del descanso solo hubo tiempo para que Vagner Love y Lens forzaran la amarilla de los dos centrales del Bayern (Hummels fue sustituido en el descanso), mientras que Ribéry calentó el ambiente con un recado innecesario al local Arslan