Típico apretón”. Sergio Ramos explicó con naturalidad lo que le sucedió durante el partido ante el Eibar en Ipurua. En la segunda parte, el central del Real Madrid siente un retortijón y avisa a Munuera Montero de que tiene que marcharse a los vestuarios. Las bromas se suceden en el banquillo del Real Madrid por el inesperado contratiempo del capitán, que deja a su equipo con diez.

Tras cuatro minutos ausente, Ramos vuelve al terreno de juego aliviado. Así recogieron toda la secuencia las cámaras de El Día Después de Movistar +.