El candidato presidencial de Por México al Frente, Ricardo Anaya, se ha reunido este martes en Berlín con la canciller de Alemania, Angela Merkel. El viaje de Anaya a Europa ha sorprendido en el frente político mexicano, en un momento en el que el enfrentamiento entre el aspirante conservador y el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha alcanzado un punto máximo de tensión, en un ambiente de acusaciones cruzadas de corrupción e injerencia gubernamental en la elección. “La reunión estaba prevista desde hace semanas y Ricardo no iba a modificar su agenda por la andanada de ataques del PRI, aunque eso es lo que ellos quisieran”, ha dicho a Fernando Rodríguez Doval, el portavoz de la campaña.

El encuentro se ha producido un día antes de que Merkel sea ratificada por el Parlamento para continuar al frente del Gobierno por cuatro años más. Desde el equipo de campaña de Por México al Frente —que agrupa al Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano— señalan que el principal motivo del viaje fue conversar sobre el modelo de gobierno de coalición de Alemania, un modelo que Anaya pretende emular en México.

“La experiencia alemana ha sido sumamente exitosa, están a la cabeza de Europa, con crecimiento económico y avances importantes en política social”, ha señalado Rodríguez Doval. El portavoz también ha destacado que existe una relación estrecha y una afinidad ideológica “de varias décadas” entre Acción Nacional y la Unión Demócrata Cristiana de Merkel, así como una buena relación personal entre ambos.

“Reconoció la relevancia de nuestro proceso electoral y se pronunció por el respeto a las mejores prácticas democráticas”, ha escrito Anaya en su cuenta de Twitter. El exdirigente del PAN ha utilizado el periodo de intercampañas, que prohíbe a los aspirantes presidenciales llamar al voto y hacer eventos proselitistas, para hacer “giras internacionales”. Hace dos semanas, el candidato viajó a San Francisco para reunirse con Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional en el Gobierno de Barack Obama. No hay muchos más detalles sobre las impresiones ni las conclusiones tras el encuentro. Está previsto que Anaya regrese este miércoles al país para perfilar el inicio formal de las campañas, el próximo 30 de marzo.

El equipo de Por México al Frente no ha sido el único que ha querido amasar apoyos internacionales. El PRI llevó este lunes a Washington su ofensiva contra Anaya y pidió a la Organización de Estados Americanos que difunda información entre los Estados miembros sobre la investigación que realiza el Gobierno mexicano por un supuesto caso de corrupción que ha salpicado al abanderado panista.

La Fiscalía mexicana investiga la venta de una nave industrial de la familia de Anaya por 54 millones de pesos (2,9 millones de dólares) que se habría financiado por una red de lavado de dinero vinculada al empresario Manuel Barreiro, al que se liga con Anaya. El candidato, segundo en los sondeos por detrás del izquierdista Andrés Manuel López Obrador y delante del priísta José Antonio Meade, ha calificado las pesquisas como “una persecución política”. “Cuando lleguemos a la presidencia, vamos a hacer justicia… y eso incluye a Enrique Peña Nieto“, dijo Anaya en su registro como candidato el domingo pasado, mientras la pelea por concentrar el voto útil contra López Obrador se hace cada vez más intensa.