Una pequeña de ocho meses, la víctima más pequeña del Ejército de Israel en Gaza

La pequeña murió por inhalación de los gases lacrimógenos lanzados en la zona fronteriza.

0

Laila Anwar Al Ghandour tenía ocho meses. Su madre, de 17 años, debía ir al dentista y por eso la dejó al cuidado de los tíos, en su vivienda de Gaza. Luego, llegó la represión y los gases lacrimógenos lanzados por el ejército israelí contra los manifestantes palestinos.

La niña los inhaló y no pudo sobrevivir. Se convirtió así en la víctima más pequeña de la violencia del lunes y martes pasados.

Horas después de que Mariam, su mamá, se fuera de la casa, una imagen comenzó a difundirse a través de los medios de comunicación: uno de los tíos de la nena, Ammar Rezeq, de 11 años, lloraba en el fondo de una habitación en el hospital de Al-Shifa, en Gaza, mientras observaba el cadáver de la beba.

El tío se sentía responsable por la muerte de su sobrina ya que la había llevado hasta la zona fronteriza, donde creía que su hermana y su madre participaban de la movilización reprimida por militares de Israel. “Apenas podía respirar, aspiró mucho humo, pero lloraba. Y de repente se calló. Pensaba que dormía”, contó.

Por su parte, la abuela de la víctima relató que, al llegar al hospital le dijeron que la niña “llevaba una hora muerta”“El doctor me dijo que fue martirizada”, agregó.