Una vez más podemos decir Misión Cumplida, gracias a salvadoreños de buen corazón uno de nuestros casos de voces de ayuda fue escuchado.